Inicios

Cerca de 25 años embarcado por el mundo adelante le sirvieron a Ventura Devesa Rey no solo para poner pie en los cinco continentes, sino también para que en el aflorase la idea de abrir en O Grove un negocio muy popular en otros lugares, pero que constituia una absoluta novedad en el pueblo allá por junio de 1979: una hamburguesería.

Fue por aquel entonces cuando, despues de ampliar conocimientos en las escasas hamburgueserías que por aquel entonces había en la provincia, Devesa Rey y su mujer, Paquita Muñiz Otero, comenzaron en la calle Castelao la andadura de Drey junto con Ana Pintos Forte, quien hoy en día se encuentra al frente de un establecimiento que en 2013 cumplió 34 años y que acaba de dotarse de nuevos aires sin renunciar a sus características señales de identidad.

Unas paredes con mucha historia

Este proceso de renovación le dió una nueva imagen a las paredes de la Hamburguesería Drey que, no obstante, se mantienen fieles a la temática que las definió hace decadas. Así, que los retratos de Castelao o Cabanillas formasen parte de la decoración era algo casi obligado, dado que Galicia no podía permanecer ajena a una pared que durante muchos años estuvo llena de carteles de múltiples fiestas del país. Tampoco es gratuito que otra de las paredes fuera reconvertida en un enorme reloj, puesto que esta fuera durante muchos años la "pared de los relojes", en la que Devesa hacía balance de los husos horarios de todo el mundo.

Lo de siempre, con una carta nueva

No solo las paredes fueron objeto de cambio en esta hamburguesería, que en estos días estrena carta con una nueva estructura que le proporciona una mayor agilidad a la atención de su clientela, pero en la que no varía en absoluto las propuestas gastronómicas de un local que ya compartió como clientes "abuelos, hijos y nietos", como reconoce Ventura. Por eso, las novedades se limitan a cuestiones como la confección de menús en los que a la hamburguesa o a los bocadillos se le suman patatas y bebida o la introducción de "minihaburguesas" o "miniperritos", pensados especialmente para la gente más nueva, pero valiosos también para quien quedó con algo de hambre; así como la presencia en la carta de productos aptos para celíacos, que ya llevaban tiempo ofreciendo.
Esto y la incorporación de los cafés es lo único que cambia en la parte gastronómica de un local que sigue manteniendo ese ribeiro con etiqueta propia que el propio Devesa selecciona año tras año.

Lo que no cambia es la calidad

Si bien es cierto que llegara el tiempo de cambiar un poco de estética, sin dejar de lado elementos que forman parte de la historia del establicimiento, y de incorporar alguna que otra mejora operativa, como la instalación de una red Wifi; donde no era necesario cambio alguno en Drey era en la parte gastronómica. Las mismas hamburguesas, bocadillos y platos combinados de siempre siguen siendo, pues, el eje de su carta en esta nueva etapa.
Unas propuestas que, como es habitual, pueden ser encargadas para recoger y llevar a casa a través del teléfono 986 73 01 08 e que constituyen también un interesante menú para las fiestas de aniversario que se organizan en este establecimiento.